miércoles, 1 de abril de 2015

EL BIBERÓN PIRATA

Publicado en "Mi menú sin leche"

Biberón pirata
Imagen extraída de la web Morguefile.com
En alguna ocasión he hablado del “biberón pirata“, pero lo he hecho de manera superficial, dando por hecho que todos los que nos movemos en este mundo de la APLV conocemos lo que es, porque los profesionales sanitarios nos han informado de ello en algún momento.
Pero con el paso del tiempo me doy cuenta de que no es así, y de que muchas familias de niños con APLV no han oído hablar de ello en su vida, echándose las manos a la cabeza al pensar que quizá (y sólo quizá porque en la aparición de la APLV influyen otros muchos factores) podrían haberlo evitado.
El llamado “biberón pirata” es la administración aislada de leche de fórmula durante la estancia hospitalaria del bebé; es decir, a las pocas horas/días de nacer.
Cada vez más especialistas apuntan a esta administración precoz (bien sea a través de un biberón, una jeringuilla o una cucharada de leche) como una de las principales causas de aparición de APLV.
Me parece curioso, sin embargo, que me haya costado tanto encontrar información fiable en Internet y cuando digo “fiable” me refiero a no especulativa (aunque muchas veces las madres, con nuestra observación y experiencia somos las que más conclusiones sacamos de todo esto) y que en los hospitales no se informe claramente de este hecho.
Mi hijo fue un bebé de “biberón pirata” ofrecido, además, por las propias enfermeras que al oírle llorar y ante mi inexperiencia con el pecho, la única ayuda que se prestaron a darme fue la de un biberón de leche de fórmula. Tiempo después, al ser diagnosticado de su alergia, el equipo de alergólogos y gastroentorórologos que le atendió me preguntó abiertamente si le había ofrecido algún biberón aislado en la maternidad o de forma interrumpida durante los primeros días de lactancia y aquella fue la primera vez que, impotente por algo que creía me debían haber informado antes, escuché el término “biberón pirata”.
De esto hace ya casi 6 años y me alegra saber que poco a poco los hospitales van siendo más conscientes de que esta práctica habitual puede provocar alergias, sobre todo en aquellos niños con carga atópica (antecedentes familiares de alergia o asma) o más predispuestos a sufrirla por la alteración de determinados factores externos. Cada vez me encuentro con más profesionales sanitarios que advierten de ello y que, como solución temporal para casos en los que haya que administrar fórmula intermitente, aconsejan el uso de leche hidrolizada. Sin embargo, como en todo lo que concierne a la APLV, no hay un consenso médico e incluso ciertos profesionales se muestran totalmente contrarios al uso preventivode leche hidrolizada.
No siempre es fácil apostar por la lactancia materna sin dudas y de forma firme, pues muchas veces los primeros obstáculos surgen precisamente en el propio hospital. Frases alarmistas o mensajes demoledores por parte del personal sanitario nos hacen replantearnos en alguna ocasión la LM de forma totalmente exclusiva y desde el primer momento.
Con mis dos hijos he tenido que soportar el control de peso exhaustivo las primeras horas de vida con el consiguiente mensaje aterrador de “está perdiendo mucho peso. Convendría que le dieras una ayudita”.
En otras ocasiones no es la pérdida de peso sino la bilirrubina o los problemas iniciales con el agarre al pecho.
En todas estas situaciones siempre hay algún medico o enfermera que te sugiere dar a tu recién nacido leche de fórmula mientras se termina de instaurar la lactancia materna, en lugar de ofrecer apoyo para que ésta sea exclusiva desde el primer momento -pues si hay algo claro e indiscutible es que la lactancia materna exclusiva durante los primeros meses de vida protege de la aparición de alergias alimentarias-.
Mi consejo como madre de un APLV con “biberón pirata” y una niña que, si bien no es APLV, también sucumbió al biberón de los primeros días (eso sí, de leche hidrolizada) es que si tenéis el firme propósito de amamantar lo hagáis desde el primer momento ,solicitando ayuda ante cualquier imprevisto, por pequeño que sea, que os haga dudar. Y si, a pesar de todo, queréis o tenéis que administrar leche de fórmula en el inicio, hablad con el pediatra o especialista para que os informe sobre la idoneidad de darle leche hidrolizada. Comentadle vuestros miedos y dudas con respecto al famoso “biberón pirata” y desde luego, si ya tenéis hijos con APLV hacedlo saber desde el primer momento, con el fin de evitar posibles situaciones de riesgo entre las que se encuentra esta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario