sábado, 9 de diciembre de 2017

ASOCICACIÓN LAZTANA






SUPERHÉROES EN CASA



Laztana somos una asociación de familias que tenemos hijos e hijas con súper poderes. Y no, no hablamos de fenómenos paranormales sino de niños que han sufrido algún tipo de alteración en su desarrollo neuro-senso-psico-motriz y para quiénes la medicina convencional no ha sabido ofrecer soluciones válidas. Pese a ello, muchos de estos niños y niñas han superado, o al menos, mejorado ostensiblemente sus problemas sin recurrir a fármacos.
Hablamos de niñas con dislexia que aman los libros y disfrutan leyendo; de niños que fueron diagnosticados de déficit de atención y logran superarlo alcanzando un nivel de atención igual al de cualquier otro niño y culminan con éxito sus estudios. Hablamos de niñas etiquetadas como hiperactivas que consiguen detener el motor que llevaban dentro y vivir tranquilas disfrutando cada momento. Hablamos de niños con autismo que han mejorado notablemente su capacidad de relación con su entorno y su tolerancia a los estímulos externos permitiéndoles una mejor integración social y calidad de vida.

Y todo esto no es fruto de la suerte ni la casualidad. Es fruto de la capacidad de nuestro cerebro para reprogramarse, para madurar y desarrollar áreas inactivas y reconectarse adecuadamente. Lo que se conoce como plasticidad cerebral. Es fruto de la experiencia de otras familias que antes de ellos buscaron, encontraron y recorrieron este mismo camino. Es fruto de asociaciones como Laztana que aúnan familias, experiencias, conocimiento y esperanza y se dedican a difundir las terapias no farmacologicas que saben por experiencia que funcionan para que más y más niños se beneficien de ellas. Es fruto del esfuerzo y la constancia de todas estas niñas y niños y de sus familias para aplicar las terapias de reorganización neurológica y seguir las pautas de la medicina biológica indicadas en cada caso para mejorar o incluso corregir la causa de sus problemas.

Así es como se logran los súper poderes y no queremos que sea un secreto sino algo que esté al alcance de cada vez más y más personas y contribuya a poder disfrutar de vidas más felices, plenas e ilusionadas.

Fátima Amezkua

asociacionlaztana.org
asociacionlaztana@gmail.com


domingo, 26 de noviembre de 2017

FAIR SATURDAY CON LAZTANA Y LOS BRIBONES BLUES BAND EN BILBAO

Y en Bilbao, para el Fair Saturday con Laztana Asociación para el Desarrollo y Estimulación Infantil, los Bribones Blues Band y el fantástico concierto que nos regalaron:













LAZTANA EN BERMEO EN CELEBRACIÓN DEL FAIR SATURDAY

Ayer celebramos el Fair Saturday en Bermeo. Desde Laztana Asociación para el Desarrollo y Estimulación Infantil quisiéramos agradecer a los grupos de baile y de manualidades que colaboraron con nosotros. Fue todo un placer ver bailar a Txo Sevilla y a Alkartasuna Euskal Dantza. Y un disfrute para los niños las actividades de MB2000.
Dejamos unas fotografías y vídeos como testimonio:
















miércoles, 22 de noviembre de 2017

LAZTANA EN BERMEO Y BILBAO. FAIR SATURDAY 2017

25 de noviembre. Fair Saturday. Ya este próximo sábado! 
Laztana Asociación para el Desarrollo y Estimulación Infantil participa en Bermeo y en Bilbao gracias a la colaboración de los grupos de baile "Txo Sevilla" y "Alkartasuna Dantza Taldea", al grupo de manualidades y juegos de mesa "MB2000" y a la banda de música "The Bribones Blues Band".




miércoles, 15 de noviembre de 2017

LAZTANA EN EL FAIR SATURDAY 2017

Apúntate el día para pasar un rato con nosotros: 25 de noviembre, sábado. Tienes dos opciones: Bermeo por la mañana y Bilbao por la tarde. Vente y pasarás un buen rato en apoyo a nuestro proyecto. Gracias! Esperamos verte allí! 

viernes, 10 de noviembre de 2017

"AYÚDALE A DESPEGAR. TODO LO QUE TU BEBÉ Y TU HIJO/A NECESITAN PARA UN DESARROLLO SIN LÍMITES."



"AYÚDALE A DESPEGAR. TODO LO QUE TU BEBÉ Y TU HIJO/A NECESITAN PARA UN DESARROLLO SIN LÍMITES."

Este libro, de los autores Iñaki Pastor Pons y Jara Acín y Rivera, nos lleva de la mano por el fabuloso recorrido del desarrollo infantil. Explicándonos a cada momento las claves del mismo y cómo podemos actuar para reforzarlo y ayudar al niño a despegar hacia su máximo potencial.

Destaca esta obra por su visión global del niño y por su enfoque innovador en lo referente al desarrollo en sí mismo y en cómo apoyarlo desde la neurociencia, con la participación multidisciplinaria de profesionales expertos en neurodesarrollo.

Ante la gran incidencia de niños con dificultades en su desarrollo que observamos actualmente (problemas de atención, comportamiento, emocionales o de aprendizaje), resalta la importancia en muchos casos de las primeras experiencias vividas como determinantes. “Las primeras experiencias programan nuestro cerebro.”

Nos muestra cómo las experiencias tempranas que vive el niño con su cuerpo están relacionadas con su capacidad futura para prestar atención y aprender en el aula.

Y es que nuestro cerebro cuenta con áreas básicas y primitivas dedicadas a funciones de supervivencia y de control automático del cuerpo. Y sobre éstas, otras más sofisticadas y conscientes dedicadas a las labores cognitivas. Pero todas ellas son necesarias y trabajan simultáneamente para que pueda haber un buen aprendizaje.

Lo importante a tener en cuenta es que “todo en el ser humano se construye sobre bases precedentes”. Esto quiere decir que necesitamos de unas áreas básicas muy bien desarrolladas y maduras para que las superiores puedan también estarlo a su vez.

“Las funciones cognitivas superiores deben apoyarse en el buen funcionamiento del cerebro de abajo, el arcaico, el que controla postura, equilibrio y reflejos. Si este cerebro de abajo no está bien programado, los recursos corticales superiores vendrán a ayudar a estabilizar lo de abajo, perdiendo capacidad para la atención, el cálculo o el lenguaje, provocando una fatiga enorme en el mantenimiento de la doble tarea… El cerebro de arriba es fantástico para lo cognitivo, pero muy impreciso para gestionar los programas más básicos.”

De aquí se desprende uno de los principales conceptos innovadores que nos transmiten los autores: que es necesario tener en cuenta las condiciones en las que están funcionando los sistemas subcorticales (esas áreas más básicas que se hallan bajo nuestro córtex cerebral) en los casos de niños con dificultades de aprendizaje en lugar de centrarnos solamente en el funcionamiento de las áreas cognitivas.

Desde este concepto de “neurodesarrollo”, se comprende que la evolución y el logro de habilidades en el niño (incluidas las habilidades cognitivas), depende del grado de desarrollo y maduración de su sistema nervioso.

Los niños con problemas de atención o aprendizaje suelen mostrar también dificultades en su equilibrio, coordinación, propiocepción (conocimiento y uso eficaz de su cuerpo), percepción sensorial, bajo tono muscular…. Estas manifestaciones hablan de una construcción del sistema nervioso que no fue óptima.

Por este motivo, de poco servirá que pongamos a estos niños a leer más, a practicar la escritura, las matemáticas… o a realizar fichas para entrenar su atención. El tratamiento más eficaz pasa por reorganizar sus bases sensoriales y motoras, contando con profesionales dentro de un marco multidisciplinar.

Esta novedosa propuesta pide huir de las etiquetas y diagnósticos que marcan a nuestros niños para empezar a valorar la maduración de su sistema nervioso. Y dejar de “medir” la inteligencia para convertirla en un potencial que puede observarse y desarrollarse.

Con capítulos dedicados a temas tan interesantes como el tacto, el movimiento, la visión, la audición y el lenguaje, el dolor o el amor y el apego entre otros, “Ayúdale a despegar” ofrece también consejos prácticos para los padres relativos a cada uno de los aspectos tratados.

Este libro es realmente un valioso manual que todos los padres y profesionales que trabajan con niños deberíamos tener a mano. Resulta ameno y de fácil lectura, escrito de una forma directa y clara para que todos podamos comprender los fundamentos del desarrollo de nuestros niños y cómo podemos incidir en ello.

Es la información que estábamos esperando, la que debemos conocer, por nuestros niños, por el futuro.

Rosina Uriarte


jueves, 2 de noviembre de 2017

NATASHA CAMPBELL, LA NEURÓLOGA QUE SANÓ A SU HIJO AUTISTA A TRAVÉS DE LA ALIMENTACIÓN

NATASHA CAMPBELL, la neuróloga que sanó a su hijo autista a través de la alimentación
¿Una dieta para enfermedades neurológicas? !Sí! la dieta GAPS de Natasha Campbell es efectiva debido los cambios que se producen cuando sanas tu microbiota intestinal. 
En “El síndrome del intestino y la psicología GAPS”, la doctora Natasha Campbell explica que todas las enfermedades se originan en el intestino.

Hasta las enfermedades neurológicas se pueden tratar con alimentación

En su libro “El síndrome del intestino y la psicología GAPS”, la doctora Natasha Campbell-McBride, especialista en neurología y neurocirugía, explica que todas las enfermedades se originan en el intestino. Lo más sorprendente de su teoría, es que ha sido probada con éxito en su propio hijo.
La doctora, observó que el 100% de las madres de niños autistas tenían una flora intestinal anormal.
Con una alimentación rica en alimentos probióticos y eliminando cereales, azúcares y comida procesada de la dieta, consiguió que su hijo, diagnosticado con autismo, se recuperara por completo, y además, sin recurrir a ningún tipo de medicamentos.
Hoy, más de 20 años después de sanar a su hijo trata, sólo con alimentación, a niños y adultos con autismo, discapacidades de aprendizaje, trastornos neurológicos, trastornos psiquiátricos, trastornos inmunológicos y problemas digestivos.

Médicos y otros profesionales de la salud se especializan en su clínica para aplicar su método

Actualmente Natasha tiene una clínica en Cambridge, Inglaterra, donde tuvimos la enorme suerte de formarnos con ella y contrastar con otros colegas resultados. Su método funciona y no sólo para enfermedades de espectro autista.
En 1984, cuando se graduó de la escuela de medicina, el autismo era un trastorno extremadamente raro, con un prevalencia de aproximadamente 1 caso de 10,000.
De hecho, el primer caso de autismo con el que se encontró fue con el de su propio hijo. Pero de unos años hasta ahora, la proporción de casos ha aumentado alarmantemente.
El tratamiento temprano, es clave a la hora de evitar que los síntomas se asienten.

El cerebro va desde la cabeza hasta el intestino

Y es que no sólo tenemos neuronas en el cerebro,  por extraño que parezca, también las tenemos en nuestro intestino. Algunas de estas neuronas intestinales producen serotonina, un neurotransmisor que también producen las neuronas del cerebro.
En realidad tenemos dos sistemas nerviosos, el central, formado por el cerebro y la médula espinal, y el entérico, que es el sistema nervioso del tracto gastrointestinal. Ambos se desarrollan a partir del mismo tipo de tejido fetal y permanecen conectados entre sí por el nervio vago.

En un recuento celular tendrías más células bacterianas que humanas, sí, eres más bicho que ser humano

Los seres humanos, al igual que los animales y las plantas, vivimos en una estrecha asociación con los microbios, en una relación de simbiosis de la que ambos nos beneficiamos.
Aunque resulte increíble, por cada célula que forma nuestro organismo, tenemos 10 bacterias viviendo en nuestro interior.
De hecho, el 90% del material genético en nuestro  cuerpo no es nuestro, sino de las bacterias, hongos, virus y otros microorganismos que componen esta microflora.
Aproximadamente, 100 billones de bacterias benéficas habitan nuestro cuerpo desde el instante en que nacemos.

 No cuidamos lo suficiente a nuestros habitantes

Pero nuestra alimentación actual, tiende a dañar esta microflora: Los antibióticos, el agua clorada y fluorada, los pesticidas y herbicidas usados en la agricultura, la polución y los jabones antibacterianos.
Y por supuesto, el exceso de alimentos procesados, cereales y azúcares, destruye las bacterias benéficas y promueve el crecimiento de bacterias patógenas y hongos como la Candida sp.

Microbios y la salud de nuestro cerebro, corazón, piel…

La mayoría todavía no somos conscientes de que la microflora intestinal no sólo influencia la digestión, sino que la influencia se extiende al cerebro, corazón, piel, estado de ánimo, peso e incluso la expresión genética.
Nuestra microbiota es esencial tanto para el bienestar físico y emocional, así como para evitar las enfermedades crónicas.
Un desequilibrio en la flora intestinal (mayor cantidad de bacterias patógenas que benéficas) puede tener un impacto negativo en la salud cerebral y originar patologías como la ansiedad y la depresión.
Las “bacterias amigas” del intestino son capaces de modificar la producción de neurotransmisores, por lo que podrían ser clave para resolver diferentes trastornos tanto de comportamiento, de aprendizaje o emocionales, como la Deficiencia de Atención con Hiperactividad (ADHD o TDHA) y el autismo en niños, la depresión o trastornos psiquiátricos como la esquizofrenia.
El tratamiento temprano es la clave del éxito de la dieta GAPS

El sistema digestivo: fuente de alimento o de toxicidad

La Dra. Campbell está convencida de que los niños autistas en realidad nacen con cerebros y órganos sensoriales normales, pero con una microbiota alterada debido a la salud y alimentación de los progenitores.
Como hemos visto, la flora intestinal es una parte sumamente importante de la fisiología humana. Y en estos niños, su sistema digestivo- en lugar de ser la fuente de alimento – se convierte en la principal fuente de toxicidad.
Estos microbios patógenos que se encuentran dentro del tracto digestivo dañan la integridad de la pared intestinal. Por lo que toda clase de toxinas y microbios van directo al torrente sanguíneo del niño y posteriormente llegan al cerebro.
Por lo general, eso sucede al segundo año de vida de los niños que fueron amamantados, ya que la lactancia materna brinda una protección en contra de la flora intestinal anormal.
Los niños que no fueron amamantados, desarrollan los síntomas de autismo durante el primer año de vida.

¿Cómo enferma la toxicidad del intestino al cerebro?

Los niños utilizan todos sus órganos sensoriales para recopilar información sobre su entorno, información que posteriormente pasa al cerebro para ser procesada.
Esta es una parte fundamental del aprendizaje. Pero  en el caso de los niñosGAPS (que presentan lo que la Dra. Campbell ha llamado el Síndrome del intestino y la psicología), la toxicidad fluye desde su intestino, pasando por todo su cuerpo hasta llegar al cerebro, lo que impide que realice sus funciones normales y que procese la información sensorial.
El GAPS podría manifestarse como un conglomerado de síntomas, tales como autismo, trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), trastorno por déficit de atención (TDA), dislexia, dispraxia o trastorno obsesivo- compulsivo, solo por mencionar algunas posibilidades.

¿Cuándo aparecen los primeros síntomas?

Mientras el bebé es amamantado, a pesar del hecho de que adquiere la flora intestinal anormal de la madre, existe algún tipo de protección. Pero en cuento se deje de amamantar al bebé esa protección deja de existir.
Es en ese momento cuando florecen todas las anormalidades de la flora intestinal y el niño comienza a desarrollar autismo, TDAH, TDA o cualquier otro problema de aprendizaje o discapacidad física como la diabetes tipo 1, por ejemplo, enfermedad celíaca u otras enfermedades autoinmunes…el asma, eczema y otros problemas físicos.

¿Por qué cada vez hay más casos de trastornos neurológicos?

Esta epidemia de alteraciones en la flora intestinal, comienza en la Segunda Guerra Mundial, con el descubrimiento de los antibióticos. Los antibióticos de amplio espectro acaban con las especies de microbios benéficas en el intestino, lo cual permite que los patógenos se muevan por el intestino sin control.
En las personas que recibieron varias dosis de antibióticos durante la niñez, las anormalidades en su flora intestinal son más intensas.
Los antibióticos, durante la década de los cincuenta y sesenta, eran prescritos por un simple estornudo. Y no sólo eso, también se comienza a extender el uso de la pastilla anticonceptiva, que tiene efectos devastadores en la flora intestinal.
El bebé, adquiere su flora intestinal al pasar por el  canal del parto de la madre. Así que lo que sea que vive en el canal de parto de la madre se convierte en la flora intestinal del bebé.
La flora vaginal de la madre, a su vez, viene desde el intestino. Así que si la madre tiene una flora intestinal anormal, tendrá flora anormal en el canal de parto.
Por ello, a la hora del diagnóstico, es también importante el historial de salud de la madre, el padre e incluso de los abuelos del niño.  

Las vacunas influyen, sí

También la vacunación es crucial a la hora de determinar estas futuras patologías, puesto que el sistema inmunológico de los niños con GAPS no es el mismo sistema inmunológico que el de un niño con una flora intestinal sana, por lo que la vacunación puede ser la gota que colme el vaso, en este tipo de casos y el desencadenante de las patologías.

Desastre intestinal

Recapitulando, la alimentación a base de biberón junto con el uso excesivo de antibióticos y pastillas anticonceptivas sientan las bases para una flora intestinal cada vez más anormal con el paso de cada generación.
Y sumado a eso una alimentación a base de comida basura y el consumo excesivo de azúcares, que alimentan los patógenos de nuestro intestino, tienen como resultado da un desastre total en términos de salud intestinal.
Desafortunadamente, todos los factores que crean una flora intestinal anormal se están volviendo más y más frecuentes en todo el mundo.
Esto significa que la siguiente generación de mujeres jóvenes que tengan hijos tendrá una flora intestinal más dañada que la de sus madres, así que la proporción de  niños que nacen con GAPS predispuestos a desarrollar autismo será aún mayor.

Cómo identificar un cuadro GAPS (síndrome psiconeurointestinal)

  • Recolectando todo el historial clínico de los padres para de esa manera poder evaluar la salud del intestino.
  • Analizando el material fecal del bebé para determinar el estado de su flora intestinal
  • Análisis de orina para detectar los metabolitos, que puede dar una idea del estado del sistema inmunológico del niño.
  • Si el niño tiene una flora intestinal anormal podemos asumir que tienen una inmunidad comprometida por lo que en principio, no deberían ser vacunados.
Con el simple hecho de modificar el proceso de diagnóstico temprano se podría reducir dramáticamente el riesgo de que el niño desarrolle una enfermedad en el espectro autista.

Protocolo nutricional GAPS

Se tarda una media de dos años en expulsar los patógenos del intestino, restablecer la flora intestinal  y hacer que el intestino vuelva a estar fuerte en lugar de ser la fuente de los problemas.
El protocolo nutricional para restaurar la salud se basa en:
  • La alimentación GAPS consiste en tomar alimentos fácilmente digeribles, naturales, no procesados industrialmente.
  • Suplementos alimenticios, incluyendo los probióticos y las vitaminas D y A en forma de aceites omega-3. Dado que en el intestino se concentra el 80% del sistema inmune, repoblar el intestino con probióticos puede resolver muchas patologías, especialmente las enfermedades autoinmunes tan extendidas hoy en día como alergias, asma, psoriasis…
  • La exposición al sol también es una parte importante para los pacientes con GAPS, para una producción apropiada de vitamina D.
  • Desintoxicación: El protocolo nutricional GAPS eliminará las toxinas de manera natural. La Dra. Campbell no utiliza ningún tipo de medicamento o sustancia química para eliminar las toxinas. En lugar de eso, recomienda tomar licuados y bebidas naturales, sal de mar, polvo de algas marinas, vinagre de sidra de manzana, bicarbonato de sodio y aceites.

Pruébalo tú mismo…

En su libro “El síndrome del intestino y la psicología GAPS” vienen todos los detalles de su investigación y su método y si tienes cualquier pregunta estaremos encantados de contarte nuestra experiencia, estamos certificados como GAPS practitioners, si quieres encontrar un profesional de la salud certificado en GAPS, tienes un listado aquí.

sábado, 28 de octubre de 2017

IÑAKI PASTOR, EL FISIOTERAPEUTA QUE BUSCA, VIAJA Y CONSTRUYE PUENTES…


Así es Iñaki, en su propia definición. Un profesional inquieto que busca cada día aprender y mejorar, investigando y compartiendo sus hallazgos con profesionales de otras disciplinas. Todo esto mientras trabaja directamente con los niños, y también con las familias e instituciones, para que comprendamos lo que les ocurre a nuestros niños y lo que puede hacerse para ayudarles de la forma más eficaz.
Como creador de TMPI, la Terapia Manual Pediátrica Integrativa, da un salto de la fisioterapia al neurodesarrollo, creando esos puentes de los que él nos habla, entre unas disciplinas y otras. Para que de este modo, la red de profesionales con diferentes enfoques para el desarrollo infantil, puedan trabajar de forma conjunta por el bien del niño. Porque solamente viendo a éste en su globalidad, podrá dársele las mejores oportunidades de desarrollar todo su potencial.


Ayer, día 27 de octubre, nos regaló una estupenda charla, amena e instructiva, en la Casa de Cultura de Cruces, Barakaldo. Bajo el título “Las primeras experiencias programan nuestro cerebro. Claves de un desarrollo infantil óptimo”, expuso con claridad cómo las dificultades que tan a menudo observamos en el aprendizaje escolar de los niños, en su comportamiento o forma de relacionarse, vienen de muy antiguo, de momentos muy tempranos en sus vidas. Cómo las funciones más sofisticadas de nuestros cerebros se asientan sobre funciones mucho más simples y que deberían estar bien automatizadas. Por todo esto, nos dice Iñaki, que debe darse una importancia excepcional al desarrollo del niño durante su gestación, su nacimiento y sus primeros meses.
Sin embargo, no todo está perdido una vez pasados estos momentos, muy al contrario, existe la posibilidad de trabajar toda la vida por lograr alcanzar el pleno potencial. Y esto es posible desde numerosos y variados enfoques terapéuticos, muchos de ellos incluidos en TEMPI o en la red de disciplinas con las cuales trabaja.
Dice Iñaki que cada niño es para él un reto. Y son muchos los retos a los cuales se ha enfrentado ya en su andadura profesional. En su compromiso por lograr mejorar la vida de estos niños nos unimos desde la Asociación Laztana.
Gracias Iñaki por la jornada de ayer, fue de verdad un honor y una oportunidad única tenerte con nosotros.

Rosina Uriarte (presidenta de la Asociación Laztana)


viernes, 29 de septiembre de 2017

“LA SALUD DEPENDE DE LA INTERACCIÓN CON EL MEDIO AMBIENTE.” DR. JAVIER AIZPIRI

“LA SALUD DEPENDE DE LA INTERACCIÓN CON EL MEDIO AMBIENTE.” DR. JAVIER AIZPIRI


El doctor Javier Aizpiri es médico especialista en neurología y psiquiatría. Es profesor del Máster de Medicina Antienvejecimiento de la Universidad Autónoma de Barcelona. Y dirige el Instituto Burmuin, en Bilbao.

El sábado, día 23 de octubre, dio una interesante charla en el hotel NH Villa de Bilbao sobre Medicina Integrativa.

La medicina integrativa o integral es un concepto médico que fusiona los métodos diagnósticos y terapéuticos de la medicina occidental con las medicinas complementarias, considerando la salud con una visión holística. Considerada la medicina del futuro, la medicina integrativa consiste en reunir criterios médicos convencionales y terapias más naturales y alternativas bajo estrictos controles profesionales para que los pacientes prevengan, traten y se recuperen, recibiendo un tratamiento personalizado y adecuado a sus características. Este tipo de visión médica permite, por ejemplo, que los pacientes empiecen por un remedio no agresivo y así estimular los mecanismos autorreguladores del cuerpo. ("Pensamientos en torno a una mesa")

Vivimos en un mundo lleno de tóxicos, lidiando con enfermedades que hasta hace unas pocas décadas apenas se conocían y hoy aumentan de forma exponencial. Enfermedades autoinmunes (celiaquía, diabetes tipo 1, esclerosis múltiple, Crohn, fibromialgia, Alzheimer, Parkinson, intestino irritable y un largo etc.), psiquiátricas, de aprendizaje, cáncer…

Como muestra, dejo las siguientes gráficas. No importa cuál de las enfermedades mencionadas representen, en todas ellas se observa claramente la evolución al alza:


Ante esta terrible evidencia de la escalada de enfermedades con las cuales convivimos, ¿qué puede hacerse para intentar revertir esta tendencia? Aizpiri nos propone prevenir, para lo cual habría que remontarse al mismo comienzo… o incluso antes… Seis meses antes del embarazo, convendría desintoxicarse y suplementar la alimentación materna con productos naturales de forma que se logre un buen equilibrio en el organismo de cara a su próxima gestación del bebé.

En la actualidad somos conscientes del peso que tiene el medio ambiente en el desarrollo de la persona. Sabemos que incluso el código genético puede variar, y que efectivamente lo hace, para bien o para mal, activado por el entorno, en especial por los tóxicos y la alimentación. Y es que, como explica Aizpiri, la nutrición es vital para la formación del genoma.

Una importante parte de nuestro genoma es el microbioma con el que contamos en nuestro intestino. Cientos de miles de millones de bacterias que forman nuestra flora intestinal y que son indispensables para el metabolismo, la nutrición y la absorción de nutrientes. Estas bacterias cuentan con su propio genoma (microbioma) que interactúa constantemente con el nuestro, activando o inactivando genes y aportando la actividad de otros genes que no poseemos.

La principal función de la flora intestinal es protegernos de elementos nocivos que entren en nuestro cuerpo, los tóxicos sin embargo, pueden dañarla severamente. Como consecuencia, la flora intestinal no podrá cumplir su cometido como barrera de protección, permitiendo así que fluyan los tóxicos por nuestro organismo en lugar de eliminarlos.

Esta exposición a los tóxicos de la que hablamos comienza muy tempranamente: en el vientre materno. Los efectos los sufrirá la madre al cabo de los años, pero el niño los mostrará de una manera más inmediata en la forma de alergias, asma, intolerancias a alimentos, piel atópica… En casos más severos, y gracias a la progresiva acumulación de nuevos tóxicos tras el nacimiento, pueden aparecer trastornos de la atención con o sin hiperactividad, autismo, etc.

Los seres humanos vivimos desde el nacimiento en contacto permanente con los contaminantes. Los niños son más vulnerables que los adultos a las exposiciones ambientales ya que todos los sistemas de su organismo están en desarrollo… Los factores de origen de muchas enfermedades crónicas se acumulan en el organismo desde las primeras etapas de la vida, y todo lo que ocurre en las etapas embrionaria y fetal es de vital importancia. Existe por tanto un número creciente de enfermedades en la infancia asociadas con un entorno contaminado. (INMA Infancia y Medio Ambiente. Proyecto de investigación con el objetivo de estudiar el papel de los contaminantes ambientales durante el embarazo e inicio de la vida, y sus efectos en el crecimiento y desarrollo infantil.)

La gestación es un momento muy vulnerable ante el efecto de la toxicidad medioambiental. Pero también entre los niños y las personas adultas, las hay que sufren un mayor riesgo de verse afectadas que otras.

“La fortaleza del sistema inmunitario varía enormemente de una persona a otra, habiendo personas con un sistema inmunitario muy débil desde el nacimiento, y algunas pocas con un sistema extraordinariamente fuerte. Lamentablemente, debido a la toxicidad medioambiental y la forma de vida actual, llena de químicos y estrés, nuestro sistema inmunitario parece encontrarse más débil con cada nueva generación. El grado de toxicidad y ensuciamiento celular y sanguíneo repercute directamente en la capacidad de respuesta de nuestras defensas… No se puede hablar sin embargo de un sistema inmunitario debilitado, única y exclusivamente, puesto que esta disfunción siempre va acompañada de alteraciones hormonales y del sistema nervioso.” Dolle, K. y Saavedra V., 2013, p. 249).

Como asegura el doctor Aizpiri, una buena salud depende de una buena interacción con el medio ambiente.

Para el cuidado de la gestación, la lactancia y todos los períodos de la vida en general, el doctor Aizpiri nos propone la medicina integrativa, una disciplina que no trata enfermedades, sino personas.
Personas con realidades únicas a las que hay que ver y tratar en su conjunto, como la unidad que son. Un todo en el que lo que ocurre a nivel intestinal o en el hígado, afecta y determina lo que pasa en el cerebro.

Aizpiri recomienda cuidar el eje cerebro-hígado-intestino. Siguiendo tres principios: la detoxicación, la recuperación intestinal y la recuperación de la función hepática.



Los cambios son lentos y por ello se le debe dar el tiempo necesario al tratamiento para notar sus plenos efectos beneficioso para la salud.

“Podar, abonar y poner al sol”.

Es que soy agricultor y en mis horas libres me dedico a la Fruticultura. Y todo en la naturaleza se reduce a lo mismo. Podar es eliminar todo lo tóxico, abonar es dar nutrientes y poner al sol significa dar tiempo al ser vivo para que el sistema de limpieza y nutritivo haga su trabajo, para que pueda desarrollarse y producir. Es el abecé de la naturaleza y sirve lo mismo para los animales y las plantas que para las personas. Con los pacientes pues hay que hacer lo mismo. Hay que eliminar de su organismo todos los tóxicos así como corregir los hábitos nocivos; todo lo que evita que sus células se desarrollen y estén en plenitud. Obviamente para ello hay que estudiar íntegramente a la persona, valorar la función del sueño, el ejercicio físico, el sistema nutricional, el sistema de excreción y su mundo afectivo y emocional. Después de podar hay que abonar, nutrir la célula, volver a recuperarla si está intoxicada o mal nutrida. Es curioso que en una sociedad del bienestar como la nuestra el mayor porcentaje de enfermos nos lleguen mal nutridos, antropológica y biológicamente. Y finalmente esperar porque el metabolismo de toda persona tarda un tiempo en recuperarse. Asimismo, hay que hacer que el paciente adquiera hábitos nuevos y saludables. Al final lo que habrá es un conjunto de células que vuelven a funcionar al unísono. Dr. Aizpiri.

En general, lo que pretende este enfoque médico es que sea el propio enfermo el protagonista de su recuperación, que se dé cuenta de que merece la pena el esfuerzo para recuperarse. Para lo cual habrá de adquirir adecuados ritmos de sueño y alimentación, cambiar sus hábitos de vida y dejar atrás la idea de que podrá curarse tomando simplemente unas pastillas.

Con el compromiso del paciente pueden conseguirse verdaderas maravillas y resultados increíbles, asegura Aizpiri.

El doctor terminó su exposición con una frase de Ghandi que me pareció muy acertada y que dejo también como colofón de este artículo: “La tierra es suficiente para toda la humanidad, pero no para la voracidad de los consumidores.”

Por Rosina Uriarte

Rosina Uriarte con el doctor Javier Aizpiri y su equipo, Olaia y Ot Aizpiri.

martes, 26 de septiembre de 2017

CONFERENCIA GRATUITA DE LAZTANA CON IÑAKI PASTOR


Éste es nuestro próximo gran evento dentro de la Asociación Laztana: una conferencia del experto en Terapia Manual Pediátrica Integrativa, Iñaki Pastor.

Iñaki Pastor es experto en todo lo relacionado con el desarrollo infantil y es un auténtico lujo contar con su presencia y su participación desinteresada con nuestra asociación.

Escucharle supondrá una oportunidad única por lo que os rogamos guardéis la fecha en vuestras agendas para poder asistir! 

Tendrá lugar el viernes 27 de octubre, a las 18:00 horas.
En el Centro Cívico (Casa de Cultura) de Cruces, en Barakaldo. La dirección es: Balejo Kalea 4 (está justo en frente de Consultas Externas del hospital).


La entrada será gratuita. Por favor difundid esta información entre vuestros contactos. Gracias! Vamos a intentar que Iñaki Pastor tenga la audiencia que se merece y asista mucha gente.


Esperamos nos veamos allí!


Rosina Uriarte (presidenta de Laztana)

viernes, 22 de septiembre de 2017

REGALA A TUS HIJOS SALUD. ESTÁ EN TUS MANOS.


¿Imaginas poder hacer esto? ¿Regalar salud a tus hijos? ¿Qué padre o madre no lo haría?

¿Y si además de salud les estuvieras enseñando a confiar en su cuerpo, a responsabilizarse de su bienestar? ¿Y si todo esto lo haces mientras refuerzas tu vínculo emocional con ellos? ¿No sería maravilloso?

Pues resulta que no sólo es maravilloso, sino que es posible... y mucho más sencillo de lo que puedas estar imaginando ahora mismo.

Vivimos tan inmersos en la vida moderna actual, rodeados de tecnología y comodidades, que hemos olvidado lo que la naturaleza lleva enseñándonos cientos de miles de años. Nos vamos a lo más complejo y somos ciegos ante lo más sencillo, lo eficaz, lo natural. Apenas conocemos nuestro cuerpo y cómo funciona. Nos asustamos ante el menor desajuste en el de nuestros hijos… Vivimos con miedo a la enfermedad, en lugar de disfrutar más de la salud y protegerla con amor en nuestros niños.

Cambiemos pues este paradigma y volvamos a retomar lo que siempre supimos como seres humanos: que nuestro cuerpo es la máquina más sofisticada de todas, un gran milagro de la naturaleza. Y como tal, cuenta con los mecanismos necesarios para adaptarse al medio en el que vive, reaccionar ante la adversidad y reponerse por sus propios medios.

¿Sabríamos responder si nos preguntaran por qué tienen nuestros niños mocos, tos, fiebre, inflamación…? Seguramente sí, porque nos lo han enseñado o lo hemos oído muchas veces: son formas que tiene nuestro cuerpo de luchar contra un agente extraño, una infección.

Hasta aquí va todo bien, pero luego resulta que ante estos casos no actuamos siguiendo lo que sabemos y que parece más lógico y razonable. ¡Más bien hacemos todo lo contrario! Nos comportamos de forma irracional y vamos en contra de lo que sabemos, alargando los procesos infecciosos de nuestros hijos. ¡Sí, sí, lo hacemos!

¿Que cómo es esto posible? Probablemente porque también nos han enseñado a actuar de esta forma irracional, no siempre en favor de la salud. Si sabemos que la tos, los mocos y la fiebre son síntomas de la lucha de nuestro cuerpo contra la enfermedad, ¿por qué los combatimos como si fuesen la enfermedad misma? ¿Por qué intentamos por todos los medios matar a los agentes combatientes de la salud en el cuerpo de nuestros niños, dejando a éstos indefensos ante los invasores externos?

Tenemos miedo a lo que vemos y lo queremos erradicar rápidamente, sin tener en cuenta que, lo que observamos, son los síntomas de un proceso de lucha en un cuerpo sano y sabio, que está haciendo lo que tiene que hacer. En realidad, no luchamos contra la enfermedad, y lo peor es que evitamos que el cuerpo de nuestros hijos lo haga. Así, en lugar de ayudar, hacemos todo lo contrario: alargar el proceso y permitir a los patógenos campar a sus anchas. Esto es exactamente lo que hacemos en nuestro irracional empeño en quitarle la fiebre a un niño, por ejemplo.

Además, existen estudios actuales que defienden que la fiebre refuerza nuestro sistema inmune (ej. europapress.com). Razón de más para permitir su libre expresión sin agobios y sin correr a por el paracetamol o el ibuprofeno.

Salvando los casos de fiebre en bebés pequeños o las fiebres muy altas acompañadas de otros síntomas preocupantes, la mayoría de nuestros hijos pasarán por varios episodios febriles a lo largo de su infancia que no estarán vinculados a enfermedades graves.

Así que, relajémonos y busquemos el modo de ayudar al cuerpo de nuestros pequeños a luchar contra la enfermedad favoreciendo sus propios mecanismos para hacerlo. Acompañémosles en estos momentos desde la confianza y el amor.

Contamos para ello con una herramienta excepcional: la reflexología podal infantil.
¿Qué es la reflexología podal infantil?

Desde épocas muy antiguas, se sabe que en la planta del pie contamos con puntos reflejos que se corresponden con la totalidad del cuerpo y sus órganos. Gracias a ello, a través del masaje y la estimulación por digito-presión, se influye a modo reflejo sobre los correspondientes órganos, glándulas, tejidos y sistemas, mejorando así el estado de salud físico-emocional y ayudando al cuerpo a restablecer su equilibrio natural.

La naturaleza, una vez más, en su infinita sabiduría, decidió que activásemos todo nuestro cuerpo con tan sólo caminar descalzos (para lo cual fuimos originariamente diseñados).


Nosotros, hoy, podemos seguir activando el cuerpo y la salud propia y de nuestros hijos con esta sencilla e inofensiva terapia. Armonizando y equilibrando las alteraciones del organismo, manteniéndolo en un estado óptimo.

Y los buenos resultados son tan positivos que hace que, hoy en día, la reflexología podal sea aplicada con más frecuencia y no se discuta su efectividad.

Con la reflexología podal infantil puede tratarse cualquier tipo de problema con el que se enfrenten nuestros hijos, especialmente pequeñas cosas con las que nos encontramos a menudo (catarros, gripes, amigdalitis, faringitis, otitis, conjuntivitis, etc.). También puede aportar alivio en enfermedades más serias, aumentando las defensas y activando el poder curativo del cuerpo.

Ángeles Hinojosa creó su propio método para aplicar la reflexología podal a los niños. Forma a monitoras que realizan talleres para padres y madres que quieran aplicar esta técnica a sus pequeños. Cada día lo tenemos más fácil los padres para acceder al aprendizaje de esta maravillosa herramienta. Un regalo no sólo para nuestros hijos, sino para toda la familia pues sin duda acabaremos aplicando la reflexología a todos los miembros de la misma.

Puedes informarte de la posibilidad de acceder a talleres cerca de tu hogar en la página del método:

Para terminar, me gustaría compartir una reflexión. Os cuento que, cuando mis hijos eran pequeños (de esto hace unos 20 años ya), asistí a una escuela de padres organizada por el municipio en el que vivía. El objetivo final de esta interesante formación era enseñarnos a los padres a evitar, en la medida de lo posible, la drogadicción en nuestros hijos.

Una cosa que me quedó grabada (y me impactó porque no me lo había planteado y estaba precisamente haciendo todo lo contrario en ese momento de mi vida) fue la premisa de no tomar nunca medicamentos delante de los niños. La razón: que no crezcan convencidos de que una pastilla puede solucionar cualquier malestar que se nos presente. Éste era el primer paso para evitar que. el día de mañana, ellos recurriesen también a una pastilla para solucionar todos sus males.

Tengamos en cuenta que somos el modelo a seguir para nuestros hijos, su mayor ejemplo.

Sin embargo, la mayoría de nosotros no seguimos este consejo. No sólo tomamos medicamentos delante de los pequeños, sino que se los administramos a la mínima insinuación que creemos es señal de que las cosas “no van bien”.

Pero recuerda: esos síntomas, la mayoría de las veces, significan que todo va estupendamente. Tal como debiera. Y que somos los padres los responsables de permitirlo y de evitar males mayores en un futuro.

¡Por un futuro menos tóxico! ¡Disfruta de la salud de tus hijos! ¡Acércate a la reflexología podal infantil! A los niños les encantará la experiencia y a ti también. Te lo aseguro.

Rosina Uriarte
(Monitora de Reflexología Podal Infantil, Método Ángeles Hinojosa)

Dentro de la Semana Mundial de la Reflexología (18 al 24 de septiembre de 2017)